socios
  Quienes Somos    Junta Directiva    Qué es la Terapia Familiar    Estatutos    Asoc. a las que pertenecemos   Terapeutas de Familia
.

¿Quién puede ser Psicoterapeuta Familiar?

Un psicoterapeuta familiar es un profesional de la salud, habitualmente Psicólogo o Psiquiatra, que ha realizado una formación específica en el área de la Psicoterapia. Esta formación ha debido ser realizada en una institución reconocida que certifique su competencia profesional teórico-práctica y debe constar al menos de:

. Un periodo mínimo de tres años en el postrado universitario dedicado a la formación teórica, técnica y clínica en Psicoterapia, que debe superar las seiscientas horas didácticas.

. Haber realizado al menos dos años de práctica profesional supervisada con psicoterapeutas expertos.

. Haber realizado actividades clínicas prácticas en instituciones públicas o privadas de Salud Mental.


¿Cómo elegir al Psicoterapeuta adecuado?

Como usuario, tiene usted pleno derecho a solicitar sus títulos universitarios y acreditaciones que dan cuenta de su formación en psicoterapia, supervisión y experiencia en el campo terapéutico.
En las primeras entrevistas se deben especificar los honorarios, el tiempo de duración de las sesiones, su frecuencia, el método de trabajo, tiempo aproximado de duración y, cuando sea oportuno, la necesidad o no de un tratamiento complementario.

¿Cuándo acudir a un Terapeuta?

Cuando así lo haya recomendado un profesional de la salud o del ámbito educativo o social, y también cuando la persona percibe una persistente sensación de malestar o insatisfacción inmotivada. Los problemas con el sueño, con la alimentación, con el rendimiento escolar o profesional, consumo de drogas o problemas de relación interpersonal a nivel familiar o social, pueden ser ejemplos de motivo de consulta
.

¿Qué es la Psicoterapia Familiar?

La terapia familiar es un tratamiento científico de naturaleza psicológica que promueve el cambio y el bienestar, a través del trabajo con los miembros que componen la familia. Se parte de la base de que la familia potencia las posibilidades de cambio, y que cuando aparece un problema en el seno de una familia, éste afecta a toda la familia en su conjunto de una u otra manera. El terapeuta actúa como guía para que la familia active sus propios recursos para el cambio.

La terapia familiar y de pareja desde su inicio pone el acento fundamentalmente en las relaciones entre los miembros de la familia. Actualmente la terapia familiar se utiliza en muy diversos ámbitos: sociales, clínicos, judiciales, organizativos, etc., espacios todos ellos en los que la familia y/o las relaciones son el motivo de atención.


Aplicaciones de la terapia familiar

 
La terapia familiar está especialmente indicada en aquellos problemas derivados de la relación entre los miembros de la familia: adolescentes problemáticos, parejas que estén atravesando una crisis, conflictos padres-hijos, problemas de comportamiento en los niños, ... Más específicamente en el tratamiento de ciertos problemas la ayuda de la familia es imprescindible: en los trastornos de alimentación, en las diferentes adicciones, en diversas enfermedades físicas y mentales, en las dificultades de pareja, en los abusos sexuales, en los trastornos de personalidad, en las alteraciones de conducta, etc.