Foto 2.jpg

El abuso sexual infantil como abuso de poder

En línea (Zoom)

Viernes, 12 de noviembre

de 17:00h a 20:30h

Sábado, 13 de noviembre

de 10:00h a 13:30h

Inscripción:

• Socios ATFCV/FEATF: 30,00€
• No socios: 65,00€

Desde la actual Junta de la ATFCV nos propusimos ofrecer diferentes formatos de actividades formativas: seminarios y talleres breves, seminarios monográficos de mayor duración, etc. Tanto presenciales como online.

 

También consideramos la posibilidad de abrirnos a otros paradigmas y modelos terapéuticos, para integrarlos en la perspectiva sistémico-relacional.

 

Y es desde aquí que hemos organizado la propuesta que os presentamos y con la que pretendemos conjugar dos miradas en torno al abuso sexual infantil y sendas voces complementarias: la intrapsíquica y la relacional.

 

Estas voces las articularán alrededor de dos aportaciones “El abuso sexual infantil como confusión de lenguas” (Luis Martín Cabré) y “Trabajando en psicoterapia utilizando las metáforas artísticas: la relación padre-hijo en la ópera de G. Verdi La Traviata” (PierGiorgio Semboloni).

 

Luis Martín, desarrollando la hipótesis de Ferenczi, nos hablará del impacto que el abuso sexual infantil (en tanto que abuso de poder) tendrá en la estructuración del psiquismo.

 

PierGiorgio Semboloni introducirá, como meta-relato, la visión relacional complementaria, y nos invitará, a partir de fragmentos de La Traviata, a desarrollar hipótesis relacionales sobre el abuso de poder.

El Abuso sexual infantil como confusión de lenguas

 

(Luis J. Martín Cabré)

En muchas de las teorizaciones psicoanalíticas actuales, partiendo de las contribuciones de Ferenczi sobre la teoría y los aspectos clínicos de la teoría traumática, la noción de trauma aparece como una invasión en el Yo del sujeto, de la pasión, o de la locura del amor o del odio de otro.

Ferenczi desarrolló su teoría sobre el trauma a partir de su experiencia clínica con los casos límite y la desplegó en sus últimas obras, sobre todo en su famoso trabajo sobre "Confusión de lenguas entre los adultos y el niño" (1933b), donde atribuía a los objetos externos un papel determinante en la estructuración del aparato psíquico del niño y ponía el acento en dos argumentos esenciales para la teoría psicoanalítica: los procesos identificatorios y la escisión del Yo. Al ampliar el concepto de la seducción teorizado por Freud, Ferenczi desarrollaba un avance teórico considerable pues planteaba la etiología traumática como el resultado de una "violación psíquica" del niño por un adulto, de una "confusión de lenguas" entre ellos y sobre todo del "desmentido" (Verleugnung), por parte del adulto, de la desesperación del niño.

Quizás la cuestión fundamental de este desarrollo teórico reside en que Ferenczi considera, a diferencia de Freud, que el trauma no sólo está vinculado a las consecuencias de una fantasía de seducción, sino que se origina en los sucesos de un tipo de destino libidinal cuya acción tiene lugar muy precozmente, incluso antes de la adquisición del lenguaje, convirtiéndose para el sujeto en una especie de excitación sexual precoz. Más que una seducción sexual provocada por un adulto, se trata de una intromisión forzada o de una intrusión en la mente del niño que compromete la constitución del aparato psíquico. Tanto si se refiere a un objeto demasiado presente o demasiado ausente se tratará, siempre, de un objeto que dejará una huella primitiva de exceso en la constitución del objeto primario interno.

Se trata de una dinámica mental muy particular en la cual las necesidades del adulto prevalecen sobre las del niño, que no sólo no es reconocido como sujeto, sino que incluso es objeto de desmentido. Este desmentido por parte del adulto tiene consecuencias esenciales sobre el mundo afectivo y sobre los procesos de pensamiento. Dicho en otras palabras, la verdadera violación psíquica es determinada por el ejercicio abusivo de una violencia y de un poder que paralizan el pensamiento y que niega el propio deseo y toda la alteridad.

Artículo: “Confusión de lengua entre los adultos y el niño. El lenguaje de la ternura y de la pasión”

 

http://www.alsf-chile.org/Indepsi/Selecciones-Ferenczianas-Tomo-IV/Selecciones-Ferenczianas-Obras-Completas-Tomo-IV-Confusion-de-Lenguas-entre-Los-Adulto-y-el-Nino-1933b.pdf

 

En línea (Zoom)

Viernes, 12 de noviembre

de 17:00h a 20:30h

Sábado, 13 de noviembre

de 10:00h a 13:30h

Trabajando en psicoterapia utilizando las metáforas artísticas: la relación padre-hijo en la ópera de G. Verdi La Traviata

(Pier Giorgio Semboloni)

 

La ópera puede ser definida como teatro adaptado a la música, pero, por otra parte, la metáfora teatral ha sido usada como referencia incluso para la psicología social. El teatro interpreta las realidades sociales a través de la metáfora escogida de un drama en particular, a fin de evidenciar la relación existente entre las intenciones de las personas y sus actos, entre estos y los contextos de la acción, y entre dichos contextos y los medios para la acción que ellos mismos ofrecen.

Verdi escribió 28 óperas, la mayor parte de las cuales se centran en el conflicto entre generaciones. Nadie como él dio tanta importancia a las relaciones en el ámbito familiar y a los conflictos intergeneracionales, en particular los relacionados con la función del padre. Ninguna ópera evoca como La Traviata las analogías entre la historia del autor y su producción artística.

En 1853, cuando el fracaso de La Traviata en su estreno en La Fenice de Venecia, Verdi ya llevaba tiempo viviendo con la Strepponi, excantante, mujer de mundo, que podía evocar, en aquella época, la imagen de una “mujer ligera”. Habían vividos juntos en París, donde Verdi tuvo la oportunidad de conocer el drama La Dama de las Camelias de Alejandro Dumas, hijo, que trataba el tema de una cortesana celebrada en todo París y muerta joven, inspirada en la vida de Marie Duplessis.

Nunca se sabrá cuánto influyó en Verdi la obra de Dumas y cuánto su historia personal, concluida además con un final feliz, diferente al de Violetta en La Traviata. Sin embargo, escuchando la escena en la que Germont, padre de Alfredo, pide a Violetta que renuncie voluntariamente al amor de este, no podemos dejar de pensar en la situación familiar y relacional de Verdi en el momento en que se presentó en casa de Barezzi, su exsuegro, otra mujer del tipo de la Strepponi. Pero Giorgio Germont, suegro imposible, representa apenas la sombra de aquel padre amoroso que la infeliz Violetta conocerá a través del innoble chantaje burgués, aceptando su condena a muerte consumida por la tuberculosis.

Las dos grandes escenas con Germont, el padre de Alfredo, representan sin duda, como muchos han escrito, la decadencia de una sociedad y de una época. Pero nosotros, sensibles como somos a los aspectos relacionales de los juegos familiares, no podemos sino sentir que se está jugando una partida que va más allá de las explicaciones relativas al conformismo burgués.

Una aparente comprensión construye el doble vínculo del cual Violetta no podrá liberarse: si verdaderamente eres la que pretendes debes renunciar a él, si no lo haces, quiere decir que no lo amas lo suficiente.

Pero ¿por qué Violetta se queda atrapada en esta trampa y no echa a ese invasivo y cínico padre?

Intentaremos responder a esta pregunta y al mismo tiempo buscar otro punto de vista, el de Alfredo, encontrando una historia que conduce a una narración totalmente diferente de los hechos.

Se trata de una investigación que probablemente no sirve a la crítica estética de la ópera, pero que, en cambio, sí nos sirve a nosotros, terapeutas familiares, y a nuestro compromiso con la idea de “curiosidad” de Cecchin, que nos empuja a buscar siempre nuevas hipótesis.

1.png

En línea (Zoom)

Viernes, 12 de noviembre

de 17:00h a 20:30h

Sábado, 13 de noviembre

de 10:00h a 13:30h

Inscripción:

• Socios ATFCV/FEATF: 30,00€
• No socios: 65,00€